sábado, 5 de abril de 2008

Renunciar para ser Libre


No es un tema fácil este de la renuncia. Sin duda, nos afecta hasta los más hondo, porque siempre implica muerte: dejar de hacer... dejar de ser, en otras palabras.

Es difícil renunciar al proyecto de vida que hemos trazado, renunciar a nuestros anhelos, a las cosas que siempre nos han proporcionado más de algún rato agradable.
Hay ciertas cosas que casi nos identifican , que son ya practicamente parte de nosotros. Muchas veces podemos pensar que son inofensivas, que no tendrían por qué interferir en nuestro camino de seguir a Cristo, pero lamentablemente la realidad es que TODO lo que es parte de nuestro "yo" es una piedra de tropiezo en esta aventura del discipulado.

Sí. Sé que suena un tanto extremo, pero es así. Jesús lo dijo muchas veces. Habló de dejar riquezas, familia, memorias de seres queridos que habían muerto, usó parábolas que nos hablaban de hombres que lo vendían todo por un tesoro que había sido encontrado. Y tenía razón. Lamentablemente para nuestro ego, pero enhorabuena para nuestro espíritu, este es un asunto radical.

En este mundo hay cosas a las que podemos estar muy aferrados. Aquí encontramos lujos, pasiones, sensaciones y logros, reconocimiento y una larga lista que se hace casi interminable. Podemos sentir que estamos muy amarrados a algunas de estas cosas que el mundo nos ofrece, pero aunque así sea, creo que nada puede compararse a Cristo, a seguirlo, a tenerlo en nuestra vida, aun cuando esto pueda ser una misión casi imposible para el genio humano.

Nada, no hay nada, absolutamente nada que sea más importante, más valioso, que tener a Jesús, el mismo de los Evangelios, el que salvó vidas y transformó personas, ese mismo Jesús que aun vive y que espera el momento de manifestarse al mundo en gloria y majestad.

Me cuesta, me es casi imposible renunciar. A mi misma, a las cosas que me gustan, a tantas otras que ya son casi inconscientes, cosas sobre las cuales muchas veces siento que no tengo casi ningún control. Otras veces me parece que tampoco quisiera hacerlo, es una lucha que debo sostener día tras día. Pero cada vez que trato de dejarme llevar por mi propia voluntad recuerdo cuanto merece la pena lo único que es verdadera vida: Cristo, y es ahí cuando comprendo que debo renunciar para ser libre.

Siempre habrá una instancia en este camino de seguir al Maestro en donde El nos pedirá que renunciemos, creo que esto no lo podemos evitar. La renuncia es una virtud que nos trae la madurez espiritual. Es algo por lo que tarde o temprano deberemos optar, y es más, creo que Cristo siempre sabe el momento preciso para exigirnos que aprobemos esta lección de renunciar, de abandonarse a El poniendo nuestras vidas en sus manos.

Cuesta, es muy difícil, para mí, al menos. Pero merece absolutamente la pena, porque renunciando, soltando, rendiéndome a mi obsesión por tener siempre el control, es cuando puedo ser verdaderamente libre y cuando puedo cumplir la voluntad Dios. Mientras más me aferro a mi personalidad, más lejos estoy, más me voy desconectando de la presencia del Espíritu, pero estos días he aprendido que mientras menos yo soy más puedo reflejar que Cristo está en verdad en mí.

Ya no quiero desviarme, no quiero perderme, es por eso que he decidido renunciar a todo cuanto pueda separarme de Jesús, no importa cuan levemente me parezca que me voy alejando. He elegido renunciar a todo. Es difícil, pero nadie podría imaginar que he vislumbrado lo que es la verdadera libertad, que consiste nada más que en la obediencia absoluta a Dios.

Parece paradojal, pero es así, es un misterio de este mundo: mientras más dejamos, más tenemos, mientras más nos apegamos a la vida, más muertos estamos, y mientras más nos sometemos, más libres somos...

15 comentarios:

amilxhoraster dijo...

Tu dices

No es un tema fácil este de la renuncia. Sin duda, nos afecta hasta los más hondo, porque siempre implica muerte: dejar de hacer... dejar de ser, en otras palabras.

Es difícil renunciar al proyecto de vida que hemos trazado, renunciar a nuestros anhelos, a las cosas que siempre nos han proporcionado más de algún rato agradable.
Hay ciertas cosas que casi nos identifican , que son ya practicamente parte de nosotros. Muchas veces podemos pensar que son inofensivas, que no tendrían por qué interferir en nuestro camino de seguir a Cristo, pero lamentablemente la realidad es que TODO lo que es parte de nuestro "yo" es una piedra de tropiezo en esta aventura del discipulado.

Sí. Sé que suena un tanto extremo, pero es así. Jesús lo dijo muchas veces. Habló de dejar riquezas, familia, memorias de seres queridos que habían muerto, usó parábolas que nos hablaban de hombres que lo vendían todo por un tesoro que había sido encontrado. Y tenía razón. Lamentablemente para nuestro ego, pero enhorabuena para nuestro espíritu, este es un asunto radical.

Yo respondo
Con todo amor y respeto pero tengo algunas observaciones:
No creo ni acepto un dios que nos exige renunciar a lo que mas queremos ya que esto sería contrario a su propia voluntad cunado expresó en más de una vez “Misericordia quiero y no sacrificio. En tal caso concuerdo con el apóstol Pablo que aceptó una cruda pero hermosa realidad, “yo con mi carne sirvo a la ley del pecado pero con mi mente sirvo a la ley de Cristo” dejando claro que a él ni a mi nos hace felices servir a la ley del pecado sino que es algo inevitable porque somos pecadores vendidos al pecado, pero creyentes en la esperanza de nuestra redención. “Porque lo que uno ya tiene, para qué esperarlo, más bien en esperanza fuimos salvos (en la esperanza de la redención) de nuestros cuerpos “Las viandas para el vientre y el vioentre para las viandas, pero a ambos destruirá Dios”

Tú dices

En este mundo hay cosas a las que podemos estar muy aferrados. Aquí encontramos lujos, pasiones, sensaciones y logros, reconocimiento y una larga lista que se hace casi interminable. Podemos sentir que estamos muy amarrados a algunas de estas cosas que el mundo nos ofrece, pero aunque así sea, creo que nada puede compararse a Cristo, a seguirlo, a tenerlo en nuestra vida, aun cuando esto pueda ser una misión casi imposible para el genio humano.

Yo respondo
Si estas plenamente convencida de que nada puede compararse a Cristo entonces no debe existir a pego por nada de las cosas de este mundo, en ese caso no hay sacrificio sino misericordia y nada nos costará dejar cualquier cosa que se interponga entre Cristo y nosotros.

Tú dices

Nada, no hay nada, absolutamente nada que sea más importante, más valioso, que tener a Jesús, el mismo de los Evangelios, el que salvó vidas y transformó personas, ese mismo Jesús que aun vive y que espera el momento de manifestarse al mundo en gloria y majestad.

Yo respondo
Pero esto debe ser un asunto de una clara conciencia y de una libertad total y absoluta y de un conocimiento que sobrepasa todo conocimiento (Juan 17:3) (Jeremías 9:24)

Tú dices:

Me cuesta, me es casi imposible renunciar. A mi misma, a las cosas que me gustan, a tantas otras que ya son casi inconscientes, cosas sobre las cuales muchas veces siento que no tengo casi ningún control. Otras veces me parece que tampoco quisiera hacerlo, es una lucha que debo sostener día tras día. Pero cada vez que trato de dejarme llevar por mi propia voluntad recuerdo cuanto merece la pena lo único que es verdadera vida: Cristo, y es ahí cuando comprendo que debo renunciar para ser libre.

Yo respondo
Pero sobre todas estas cosas debes tener clara conciencia de que Dios no te esta obligando a amarlo y que él jamás pero jamás, jamás forzará tu voluntad, ni te condenará por practicar algunas cosas, nada de eso Dios nos provee del tiempo perfecto para que voluntariamente y con menta clara maduremos y sepamos distinguir entre lo que es justo y lo que no lo es (2 Pedro 5-7)

Siempre habrá una instancia en este camino de seguir al Maestro en donde El nos pedirá que renunciemos, creo que esto no lo podemos evitar. La renuncia es una virtud que nos trae la madurez espiritual. Es algo por lo que tarde o temprano deberemos optar, y es más, creo que Cristo siempre sabe el momento preciso para exigirnos que aprobemos esta lección de renunciar, de abandonarse a El poniendo nuestras vidas en sus manos.

Yo respondo
Nuevamente tengo que insistir en esto: Cristo jamás nos pedirá renunciar a nada, él solo vino a buscar y salvar lo que se había perdido y lo que se había `perdido era el conocimiento de Dios, de modo que él nos dio a conocer al padre una vez enamorados de Cristo y del Padre ¿Qué nos costará dejar las cosas que nos separan de ellos?

Tú dices

Cuesta, es muy difícil, para mí, al menos. Pero merece absolutamente la pena, porque renunciando, soltando, rendiéndome a mi obsesión por tener siempre el control, es cuando puedo ser verdaderamente libre

Yo respondo
“Conoceréis la verdad (Dios) y la verdad os hará libres” Juan 8:32

Tú dices

y cuando puedo cumplir la voluntad Dios. Mientras más me aferro a mi personalidad, más lejos estoy, más me voy desconectando de la presencia del Espíritu, pero estos días he aprendido que mientras menos yo soy más puedo reflejar que Cristo está en verdad en mí.

Yo respondo:
Aquí hay parte de verdad con una peligrosísima mentira, te explico:
Si sientes que por aferrarte a tu personalidad te vas desconectando de la presencia de Dios, te digo que es todo lo contrario, porque jamás sentirías que te estas alejando de la presencia de Dios si no fuera porque el Espíritu Santo te esta redarguyendo, entonces gloríate en tus debilidades en lugar de ser tan dura contigo misma. Porque el Espíritu de Dios está en ti, ya que de no ser así ni siquiera tendrías cuidado de pensar si te estás alejando o no de Dios. El espíritu de dios solo esta en los hijos de dios. Aleluya…!
Pero el peligro está en afirmar que seas menos tu puedes reflejar a Cristo, no mujer, hermana mía, no pienses así, porque el gran secreto de Dios esta en su nombre “Yo soy el que Soy” (Exo. 3:14) solo cuando seamos capaces de decir y demostrar que nosotros somos los que somos reflejaremos la imagen de Dios que es más divina mientras mas sincera, Dios aborrece la hipocresía y los justos también la aborrecemos, yo prefiero una persona sincera con todos sus defectos sin nada que ocultar a una persona hipócrita que tenga doble cara, que en los templos se deje de maquillar y en la calle parezca un payaso, que en los templos use faldas largas y en la calle use pantalones ajustados o mini falda, eso es hipocresía porque Dios no habita en los templos sino en todas partes (Salmo 139:7-12) (Hechos 17:24) Yo soy el que soy y no soy el que no soy, yo soy Amilcar sincero muy pecador, pero sincero.

Tu dices:

Ya no quiero desviarme, no quiero perderme, es por eso que he decidido renunciar a todo cuanto pueda separarme de Jesús, no importa cuan levemente me parezca que me voy alejando. He elegido renunciar a todo. Es difícil, pero nadie podría imaginar que he vislumbrado lo que es la verdadera libertad, que consiste nada más que en la obediencia absoluta a Dios.

Yo respondo
No tienes porqué perderte sino por tu propia concepción acerca de Dios y no tienes que renunciar sino a seguir desconociendo como es nuestro Padre y Cristo su hijo que son los seres mas maravillosos que pueda alguien conocer y aunque tu parezcas alejarte de Dios, él Jamás se alejará de ti. Y en cuanto a elegir renunciar a todo es el peor auto engaño en el que puedas caer porque jamás podrás renunciar a ser pecadora, pero puedes decidir creer en el hijo de Dios, en su palabra y sus promesas (2 Corintios 3:18)
La verdadera libertad esta en conocer la verdad (Juan 8:32) Dios antes que obediencia quiere que seamos sus hijos, lo demás viene por añadidura, piensa por un momento si tu hijo deja de ser tu hijo solo porque te desobedece, pues si nosotros siendo malos damos cosas buenas a nuestros hijos, cuánto más nuestro padre que esta en los cielos nos dará todas las cosas”

Tú dices:

Parece paradojal, pero es así, es un misterio de este mundo: mientras más dejamos, más tenemos,

Yo respondo
Mientras más conocemos a Dios, más lo amamos y el mundo será sencillamente más insignificante
Tu dices:

mientras más nos apegamos a la vida, más muertos estamos, y mientras más nos sometemos, más libres somos...

yo respondo:
Con todo respeto y amor pero esto último me parece horroroso, ese no es el Dios que he conocido durante mas de 35 años

Soy totalmente libre para hacer lo correcto o lo incorrecto y solo yo pagaré las consecuencias pero nada podrá separarme de amor de Dios que es en Cristo Jesús quien cada día me hace más libre y es porque que cada día lo amo mas y el mundo no es nada ante él.

Que Dios te bendiga… tu hermano Amilcar

jose dijo...

Amén, Amén y Amén, Así es Mariam Dios hizo toc, toc de nuevo en tu corazón y gloria a Dios volvistes a habrir las puertas de él, para que el Espíritu de Dios inunde de luz tu alma para dejarla libre de oscuridades, Dios te bendecirá grandemente por ello Marian, ora mucho por mi por que no consigo ser el hijo obendiente que Dios quiere que seamos; en cuanto a la respuesta de Amilxhoraster discrepo bastante sobre lo que el expone :
el dice :
No creo ni acepto un dios que nos exige renunciar a lo que mas queremos ya que esto sería contrario a su propia voluntad.

Dios responde, Lucas 14:
Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.
14:27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Dios dice :
Lucas 14:33: Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.
y dejó bastante claro en Mateo 16:24, Jesús dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.
La cruz era bien conocida como instrumento de muerte, representando así la muerte o separacion de la vida anterior, siendo tal acto el distintivo inequivoco de un verdadero Hijo de Dios.
Amilxhoraster dice :
Pero sobre todas estas cosas debes tener clara conciencia de que Dios no te esta obligando a amarlo y que él jamás pero jamás, jamás forzará tu voluntad, ni te condenará por practicar algunas cosas, nada de eso Dios nos provee del tiempo perfecto para que voluntariamente y con menta clara maduremos y sepamos distinguir entre lo que es justo y lo que no lo es.
si no aceptamos al Dios que nos exige obediencia, mal vamos.
Jesús dice en Romanos cap 6:12:
No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;
6:13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
6:14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
Efesios cap 4 : 17 :
Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente,
4:18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;
4:19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.
4:20 Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo,
4:21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.
4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,
4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.
4:26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
4:27 ni deis lugar al diablo.
4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.
4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
Amen.
amilxhoraster dice :
Soy totalmente libre para hacer lo correcto o lo incorrecto y solo yo pagaré las consecuencias pero nada podrá separarme de amor de Dios que es en Cristo Jesús quien cada día me hace más libre y es porque que cada día lo amo mas y el mundo no es nada ante él.
Dios dice 1ªCorintios 7:22Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo.
7:23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.
¿ somos pues esclavos de Cristo o del mundo ?.
1ª Pedro 1:18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,
1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

Amén, mientras más nos apegamos a la vida, más muertos estamos, y mientras más nos sometemos, más libres somos... Asi es esto no solo lo dice Marian sino la palabra de DIOS :
Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
Y quien sino es nuestro libertador :
Salmos 70:5 : Yo estoy afligido y menesteroso;
Apresúrate a mí, oh Dios.
Ayuda mía y mi libertador eres tú;
Oh Jehová, no te detengas.

Amilcar dice :
Soy totalmente libre para hacer lo correcto o lo incorrecto y solo yo pagaré las consecuencias...
Dios dice :
Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;
2:16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.
¿ SABES CUAL ES LA PAGA DEL PECADO ?
Dios dice :
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Amen y Amen , Dios derrame bendición sobre nuestras vidas para no desviarnos ni a un lado ni a otro del camino que lleva a la salvación sino que permanezcamos siempre en la verdad siendo verdaderos Siervos de Cristo.

amilxhoraster dijo...

Creo que no es un asunto para polemizar, creo que es asunto de concepción o maneras de entender las cosas.

Dios responde, Lucas 14:
Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.
14:27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Dios dice :
Lucas 14:33: Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.
y dejó bastante claro en Mateo 16:24, Jesús dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Yo digo;
La manera como yo entiendo estos textos no es la de una exigencia sino la de una afirmación. Yo no cero que Cristo con estas palabras no este exigiendo nada, él sencillamente esta afirmando: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo” Esto es lógico
yo aborrezco a mis parientes cercanos cuando se trata de decidir entre Dios y ellos. Esto no es algo que uno haga por obligación sino que se trata de algo natural de preferencias entre los que uno más ama y el primero es Dios, pero no es una exigencia.

si no aceptamos al Dios que nos exige obediencia, mal vamos.

Yo digo:
Entonces yo voy peor que todos porque yo no entiendo que Dios me exija otra cosa que no sea conocerlo a él y creo que es precisamente en eso en lo único que consiste la obediencia

Dios dice 1ªCorintios 7:22Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo.
7:23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.
¿ somos pues esclavos de Cristo o del mundo ?.
1ª Pedro 1:18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,
1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

Yo digo:
En lo particular no soy esclavo del mundo ni mucho menos de Cristo ya que de Cristo soy hermano y soy hijo de Dios, “El esclavo no queda en casa para siempre, el hijo si, así que si el hijo os libertare seréis verdaderamente libres


Amén, mientras más nos apegamos a la vida, más muertos estamos, y mientras más nos sometemos, más libres somos... Asi es esto no solo lo dice Marian sino la palabra de DIOS :
Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
Y quien sino es nuestro libertador :
Salmos 70:5 : Yo estoy afligido y menesteroso;
Apresúrate a mí, oh Dios.
Ayuda mía y mi libertador eres tú;
Oh Jehová, no te detengas.

Yo digo:
En efecto Cristo es mi libertador; él me hizo libre y no su esclavo todo lo que hago por él es un acto de amor y no de obediencia porque yo si se lo que significa “Misericordia quiero y no sacrificio”


Amilcar dice :
Soy totalmente libre para hacer lo correcto o lo incorrecto y solo yo pagaré las consecuencias...
Dios dice :
Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;
2:16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.

Yo digo:
Yo soy uno de ellos, nadie puede redargüirme de prácticas contrarias al amor, no tengo vicios, conocidos, casado desde hace 20 años con una mujer a la que amo y que es mi mejor amiga, todo esto sin necesidad de que nadie me lo pida o exija solo por amor y soy verdaderamente libre para hacer todo lo que yo quiera hasta lo peor, pero sencillamente no lo haré porque no me da la realísima gana de hacerlo, es decir no siento deseos de hacer lo que es incorrecto, pero no porque alguien me lo esté exigiendo sino por puro y natural amor. Yo no estoy bajo la ley sino bajo la gracia y el pecado no reina en mí, pero repito una y mil veces: nadie me lo esta exigiendo y mucho menos Dios que me ha hecho libre para ser verdaderamente LIBRE Cristo es para mi un ejemplo, una referencia de libertad de hacer las cosas porque están en el corazón y no porque alguien me lo esta exigiendo. Por esa razón y con todo respeto afirmo que ese Dios exigente yo no lo conozco.

¿ SABES CUAL ES LA PAGA DEL PECADO ?
Dios dice :
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Amen y Amen , Dios derrame bendición sobre nuestras vidas para no desviarnos ni a un lado ni a otro del camino que lleva a la salvación sino que permanezcamos siempre en la verdad siendo verdaderos Siervos de Cristo.

Yo digo:
La dadiva (Regalo de Dios) hace tiempo lo recibí, por lo que no soy Siervo de Cristo sino AMIGO de Cristo e Hijo de Dios

Juan 15:15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

jose dijo...

No fue mi intención polemizar de veras, solo creo que tenemos dos formas diferentes de interpretar, respeto tu opinión amilcar.
Mi concepto de la liberación que Dios nos otorga va referido a que cuando nacemos de nuevo ya no somos esclavos de la carne y por lo tanto del pecado porque ha este aborrecemos.Pasamos a
«ser libre en Cristo». Lo característico de esta libertad no es ya su contraposición a la esclavitud, sino el hecho de que la persona que es libre es, al mismo tiempo, esclavo de Cristo.
La verdadera libertad no consiste en absoluto en la libre disposición sobre sí mismo (tanto en el sentido político como en el sentido interior y personal), sino en la vida en comunión con Dios, en vivir conforme al voluntad de Dios para la humanidad (Ro. 6.22; Gá. 5.1-13; 1 Pedro 2.16). La persona que es verdaderamente libre no se pertenece a sí misma, sino al Dios que le ha liberado (Ro. 6.18, 22; Gá. 5.1).
En este sentido, el NT va mucho más allá que el AT en la comprensión de la libertad, ya que entiende la liberación como liberación de estos poderes malignos que oprimen al ser humano.
Ahora bien, queda claro que la persona que ha sido liberada del pecado en modo alguno queda preservada de él para siempre como por un procedimiento mágico. También ha de exhortarse al creyente a luchar continuamente contra el pecado (Ro. 6.12, 19; 1 Co. 6.18, Ef. 6.10ss), también él está expuesto a la tentación (2 Co. 2.11; 1 Tes 3.5) y continúa siendo pecador. Por eso, junto al indicativo que expresa la liberación del pecado, «al que hemos muerto» (Ro. 6.2), aparece siempre el imperativo de no dar ya cabida al pecado (v. 12) sino más bien vivir para Dios en Cristo Jesús (v. 11).
Cuando pensamos en nuestra sumisión a Cristo, nosotros somos sus siervos.
Cuando el Nuevo Testamento fue escrito, la relación esclavo/amo era parte de la sociedad del imperio romano. Un esclavo estaba totalmente bajo el control de su amo. No tenía derechos ni verdaderas posesiones. Ni siquiera era dueño de sí mismo. No es de extrañar que este término y relación, se usara para ilustrar nuestra sumisión a Cristo, y a la vida que vivimos bajo la Autoridad de su palabra. Esto fue lo que Pablo escribió: “Si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1.10). Además dijo: [andamos] derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10.5).
Todo corazón tiene un trono y una cruz en él. Cuando nos ponemos a nosotros mismos en el trono, ponemos a Cristo en la cruz. Pero cuando ponemos a Cristo en el trono, que es donde él debería estar, debemos ponernos nosotros mismos en la cruz. Esto fue lo que Pablo dijo: “Pero lejos esté de mí gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6.14). Dijo, además: “De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús” (Gálatas 6.17).
Esto no implica que no seamos amigos e hijos de Cristo “Un amigo es aquel que sigue al lado de uno cuando todos los demás se han ido”. Jesús es este tipo de amigo. Cuando nadie más nos pudo ayudar, él puso su vida por nosotros. Los cristianos han de ser este tipo de amigos unos a otros (1 Juan 3.16). Los cristianos son “amigos”.
Mis disculpas amigo si hubo algo de lo que escribí que le resultó ofensivo, que Dios te bendiga grandemente.

MARIPOSULA dijo...

Mas alla de cualquier concepcion que cualquier persona puede tener acerca de estos temas, creo que cada uno sabe lo que el Espiritu le va diciendo en su corazon, porque no estamos recorriendo este camino solos, podemos tropezar en nuestra humanidad, eso nadie puede negarlo, pero Dios es fiel y El no va a permitir que nos desviemos, pues este es un viaje que hacemos de a dos, no solos.

Por supuesto que habre de renuciar, y toda persona deberia hacerlo, a todo lo que vaya surgiendo como un estorbo en mi proposito de seguir a Cristo. Es necesario. Ademas que lo que ha motivado esta reflexion es precisamente esa correccion amorosa que viene de Dios, que jamas va a tener tintes de culpabilidad. Las cosas a las que en forma personal he decidido renunciar son cosas que objetivamente son muy opuestas a la voluntad de Dios, cosas que no le hacen ningun bien a nadie y cosas que, lamentablemente, me cuesta dejar, puesto que a mi humanidad le complacen bastante.

Pero gracias a Dios, no estoy sola en este camino, como ya lo dije, y la presencia de Cristo que esta en mi es mas fuerte y por lo pronto, con su gracia, estoy tratando de complacer al Espiritu en lugar de mi carne, aun cuando esta muchas veces me parece las realidad mas inmediata, tangible y cotidiana, es por fe que tenemos que obrar, no por logica o por lo que vemos, sino por lo que sale de la boca de Dios.

Gracias por sus comentarios.

jose dijo...

Estoy deacuerdo Marian, saludos, tengo ganas de volver a dialogar con vos , cuidate mucho .

• Jessie • dijo...

Que gusto a ver encontrado tu blog! mira que me gusta lo que leo en este post y me llama la atención la polémica jaja... en fin... Yo traté de ponerme en la perspectiva tuya y de algunod e tus lectores y creo que todos hablan verdad pero desde diferentes enfoques... es lo malo de no describir y de no conocer... como sea, y entendiendo creo yo lo que nos quisiste compartir, yo estoy de acuerdo totalmente contigo.. Esto de la renuncia sin duda es un proceso duro y dificil pero mayor es su recompensa!! lo hermoso es que una vez que tomamos la decisión de renunciar y sacar todo lo que al Señor no le gusta, El mismo nos ayuda!
Yo empecé mi proceso no hace mucho y sigo en él pero puedo decir q he avanzado mucho y Dios me ha recompensado!
Así que me da gusto ver tu amor por el Señor y sus asuntos!!
jeje ya me explayé mucho, pero bueno.. en definitiva me voy a dar mis vueltas por tu bló mas seguido.
Bendiciones!

Anónimo dijo...

Estimada Marian!

Como siempre tus letras me hacen meditar.

Para mi el «RENUNCIAR» es la base del cristianismo.
«RENUNCIAR» está ligado al Arrepentimiento, al morir al YO, a la paciencia, al creer, a la fe, a la resurrección, a la esperanza, al menguar para que él crezca en nosotros, en fin.

Una semilla si no renuncia a ser semilla y está dispuesta a morir, no puede dar vida, dar fruto. Es infructuosa en sí misma.

Y como tu dices acertadamente, de esto depende precisamente la libertad, de la renuncia a nuestro yo.


Oscar Capi

RDJCCS dijo...

Puedo decir con certeza:
Que todo lo expuesto es un proceso progresivo...

Pablo no llego de la noche a la mañana a decir: "Ahora no vivo yo, sino que Cristo vive en mi"
Esa frase es la negacion misma de uno..

O las exclamaciones de Jesus: Yo no hago mi voluntad, sin la de mi padre..

Pero volviendo a Pablo, creo q a medida que pasa mas el tiempo mas debieramos conocer a Cristo, y mayor negacion debiera fluir de nosotros, esta no es una experiencia para recien convertidos, sin embargo , si se es radical en el principio el camino estara mas depejado por delante..

Bendiciones

ruaj dijo...

Que buen tema el que has puesto. La renuncia es la clave del Cristianismo. Jesus mismo renuncio a hacer su voluntad. Muchas veces pensaba que Cristo nunca dudo o tuvo deseos de no subir a la cruz. Pero recordemos que el dijo "Padre, si es posible pasa de mi esta copa pero no se haga mi voluntad", y esa debe ser nuestra oracion diaria. Que bendicion este tema

Eidher dijo...

Bonita reflexión. Dios te bendice ;)

amilxhoraster dijo...

ruaj dijo...
Que buen tema el que has puesto. La renuncia es la clave del Cristianismo. Jesus mismo renuncio a hacer su voluntad. Muchas veces pensaba que Cristo nunca dudo o tuvo deseos de no subir a la cruz. Pero recordemos que el dijo "Padre, si es posible pasa de mi esta copa pero no se haga mi voluntad", y esa debe ser nuestra oracion diaria. Que bendicion este tema

Ahora mi respuesta:

Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

Esta es la única cosa en la Cristo no me es ejemplo y muestra esta que Dios no le respondió, y no le respondió porque de haberlo hecho Dios mismo aceptaría que él requiere de sacrificios cuando en muchas opo9rtunidades Dios mismo dice “Misericordia quiero y no sacrificios” pero, ¿Estoy juzgando acaso a Cristo por esta posición que adoptó? Jamás… Cristo es el hijo de dios pero también en ese momento era el hijo del hombre y el momento no era precisamente para alardes de heroísmo, nada de eso aquel fue un momento de una grave (gravísima) crisis mental cual nadie ha experimentado en este planeta, Crista era ante todas las cosas hombre de carne y hueso de sentimientos y por eso lo amo cada día más porque en ese momento me demostro lo humano que era cuando exlamó: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.” ¿Podríamos decir que fue un error?. Eso jamás tendríamos que ponernos por un momento en su lugar y ni así entenderíamos. ¿Acaso una debilidad? Mucho menos. Era sencillamente un ser humano en el peor momento de angustia. Pero en el peor momento de angustia también Dios intervino para evitar el sacrificio que Abraham estaba dispuesto a hacer matando a Isaac. Precisamente porque Dios no quiere sacrificios que le daríamos si nos los pidiese. No, Dios solo quiere misericordia, pero entonces, según la religión finalmente Cristo se sacrificó y eso es algo que jamás aceptaré ¿Porqué? Porque tampoco Dios acepta sacrificios, debeos entender por lo tanto que Cristo no se sacrificó sino que se dio a si mismo por amor. Te explico.
Dios no le contesto la oración a Cristo pero envió un ángel para consolarlo y, ¿Cómo lo consoló?
Isaías 53: 11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

Hebreos 12: 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

En aquel momento de sombras y angustia, el ángel le mostró a Cristo que nuestras vidas dependía de su muerte, nuestra salvación de su entrega, a veces me conmuevo de solo pensar que Cristo en aquel momento vio nuestros rostros y como una madre es capaz de morir por sus hijos sin que eso sea un sacrificio sino una obra del mas grande y sublime amor, como la gallina cobija a los polluelos bajos sus alas y recibe todo el vendaval de la tortura que el diablo puede infligir, porque fue la ira del diablo y no la ira de Dios lo que cayó sobre Cristo, como algunos han enseñado erróneamente.

En resumen la oración que Cristo hizo al Padre en Getsemaní jamás pero jamás, jamás sera un ejemplo para mi, en todo caso será un ejemplo de lo que no se debe pedir a Dios, en todo caso mi oración es “que tu voluntad sea también la mía para hacer tu obra con alegría y amor, por eso señor yo no soy ni tu siervo ni tu esclavo, sino que soy tu hijo y por amor a ti, soy solo un instrumento tuyo y los instrumentos no piensan ni reclaman sino que se dejan usar confiando plenamente en el labrador”

Que Dios los bendiga a todos

SHERMAN dijo...

ROMANOS
8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

EL PROBBLEMA NO ES EL PECADO...EL PROBLEMA ES EL PECADOR..

EL PROBLEMA NO SON LAS COSAS QUE NOS ATAN...EL PROBLEMA ES DE QUIEN NO LAS QUIERE SOLTAR...

DIOS TE BENDIGA

amilxhoraster dijo...

Porque al que cree todo le es posible y el amor todo lo cree y todo lo soporta

Su carga es ligera, no es una cruz pesada sino un liviano cayado (OJO)solo cuando hay amor.

Sin amor todo pesa y cuesta

Sara Esther dijo...

bellisima reflexión.

Abundante bendiciones

Sara Esther